Calero, Aquí Está Tu Hijo

publicado a la‎(s)‎ 20 ago. 2013 8:42 por Angela Maria Camargo   [ actualizado el 20 ago. 2013 8:43 ]

 FOTO: @colombiagol  

Aunque demorado, llegó el primer llamado de Juan José Calero a la selección Colombia. El ahora jugador cafetero, estuvo siempre en la cabeza de algunos pocos que nos encontrábamos deseosos de verlo con la amarillita, pero que siempre respetamos la decisión del entrenador Jorge Serna quien esperó un tiempo antes de convocarlo.

El gran "JJ" ya había manifestado su entera disposición para vestir la camiseta de la primera selección que lo quisiera entre sus filas, lo cual aumentó la tensionante espera para aquellos que lo vemos como una alternativa firme en categorías menores. Calero no es ningún aparecido ni tiene privilegios por ser hijo de Miguel, todo lo contrario; es un futbolista con grandes condiciones técnicas, potencia física y gran inteligencia. Fue Subcampeón del Torneo Sub-15 mexicano con Pachuca donde además consiguió varias anotaciones, y ahora es el presente proyectado a un promisorio futuro con la selección nacional; recientemente eliminada en cuartos de final luego de una magnífica presentación en la Copa de Naciones disputada en México, donde el menor de los Calero aunque no fue titular, ya se reportó con su primera anotación frente a Costa Rica.

El joven Juan José no solo cuenta con esa sangre futbolera heredada de su padre y unas extraordinarias condiciones deportivas, pues también es poseedor de la bendición más grande que cualquier ser humano puede recibir: la familia. Su señora madre Sandra Sierra y su hermano mayor Miguel Calero Jr., complementan junto a “JJ” un extraordinario hogar con una gran unión, la cual se ha hecho más fuerte tras la desafortunada partida del gran Miguel Ángel Calero.

Las cartas están sobre la mesa y Juan José está destinado al éxito. Con el pasar de los años tendremos el privilegio de verlo en las selecciones Sub-17, Sub-20 y de mayores. Esta joven promesa no tiene ninguna presión de tipo posicional para afrontar su carrera, no caerá en comparaciones con su padre, competirá contra él mismo y mejorará día tras día. No está encargado de superar a su progenitor, solo debe seguir dejando en alto su apellido en el plano futbolístico.

¡Bendito seas Juan José!


Por: Héctor Herrera
Twitter: @Hector__Herrera
20 de agosto de 2103