Austriaco que busca romper barrera de sonido posterga salto por mal tiempo

publicado a la‎(s)‎ 10 oct. 2012 6:12 por oscar diaz

FOTO:EFE
Los fuertes vientos obligaron el martes a cancelar el intento del austriaco Felix Baumgartner de dar un salto sin precedentes en caída libre, tirándose desde los confines de la atmósfera sobre Nuevo México (Estados Unidos), minutos antes del despegue.

Los organizadores dijeron que la hazaña puede volver a intentarse más tarde en la semana, pero todo depende de las condiciones meteorológicas, y la misión tiene un solo globo de repuesto después de que el primero quedara inutilizado al abortarse la partida.

Baumgartner ya estaba instalado en el interior de la cápsula presurizada que lo llevaría a unos 36.000 metros sobre el nivel del mar, y la cuenta regresiva de cinco minutos para el despegue del globo aerostático que lo izaría ya había comenzado, cuando se hizo evidente que el viento era demasiado fuerte en el sitio de lanzamiento en Roswell, Nuevo México.

"El lanzamiento de este martes ha sido abortado... debido a las ráfagas de viento que volvieron el intento demasiado arriesgado", señaló un comunicado de la misión Red Bull Stratos en su sitio web.

El propio Baumgartner, que parecía visiblemente decepcionado mientras salía de la cápsula, expresó su determinación de seguir adelante con la misión. "Hemos llegado hasta aquí, no hay vuelta atrás", escribió en Twitter.

Este austriaco de 43 años busca romper al menos tres récords: realizar el salto más alto y el más rápido en caída libre y convertirse en el primer ser humano en romper la barrera del sonido afuera de una aeronave.

Para esto tiene previsto ascender unos 36.00 metros en una cápsula transportada por un globo de helio gigante, para luego lanzarse en caída libre hacia el suelo vistiendo un traje presurizado.

Lleva entrenándose cinco años para este salto, que supondrá un descenso en caída libre durante unos cinco minutos antes de la apertura de un paracaídas, a 1.500 metros de altura, que lo depositará en el suelo.

El mayor riesgo que enfrenta es la posibilidad de girar fuera de control, lo que podría hacerle perder el conocimiento. Por eso es esencial que controle el salto desde la cápsula, para lo cual se deberá colocar en una posición con la cabeza hacia abajo para aumentar la velocidad.

Baumgartner ha roto varios récords en el pasado, sobre todo con saltos espectaculares desde las Torres Petronas, en Kuala Lumpur, Malasia, y la estatua del Cristo Redentor en Rio de Janeiro, Brasil.

El salto, previsto inicialmente para el lunes por la mañana, ya se retrasó 24 horas debido a temperaturas muy bajas y vientos muy fuertes en la región de Roswell. Luego se pospuso más temprano el martes y más tarde volvió a aplazarse por la misma razón.

La misión, respaldada por un equipo de 100 expertos, espera que la hazaña contribuya además a la investigación médica y aeronáutica.

Según lo previsto, el ascenso tomará entre dos y tres horas. El descenso, si todo va bien, durará entre 15 y 20 minutos: unos cinco minutos en caída libre y otros 10 o 15 en el paracaídas. Se espera que el aterrizaje sea suave.

La portavoz de la organización dijo que no habría un nuevo intento al menos hasta el jueves.

"El jueves todavía podría ser posible" un nuevo intento de lanzamiento, pero la decisión no se tomará hasta el día anterior, dijo, y agregó: "Mañana (miércoles) sin duda no es una opción".

Y agregó: "El globo de hoy no se puede utilizar... Tenemos una copia de seguridad del globo en el sitio del lanzamiento. El equipo que sigue las condiciones meteorológicas no va a especular más de dos días porque mucho puede cambiar incluso en 12 horas".

El coronel retirado de la Fuerza Aérea estadounidense, Joseph Kittinger, quien ostenta tres de los récords que Baumgartner se propone romper, sacudía la cabeza y no ocultaba su molestia en la sala de controles de la misión el martes. 

Kittinger, quien se lanzó desde unos 31.300 metros en 1960, dijo que en ese momento no se sabía si un ser humano podría sobrevivir a un salto así. "Siempre nos gusta superar nuestros límites", dijo Kittinger, de 83 años, antes de que se aplazara el despegue del austriaco.


Otros Deportes
9 Oct 2012
5:16 pm
Deportes extremos

Comments