A Nairo Quintana ahora se le espera en Boyacá

publicado a la‎(s)‎ 14 ago. 2013 5:23 por Eliana Caterine Alvarado   [ actualizado el 14 ago. 2013 5:27 ]




FOTO:  David Campuzano

              Pese al torrencial aguacero que cayó ayer en la tarde en Bogotá, más de 200 personas llegaron al aeropuerto El Dorado para recibir al héroe. Sí, el gran Nairo Quintana, flamante subcampeón del Tour de Francia y ganador el domingo pasado de la Vuelta a Burgos, arribó sobre las 3:03 de la tarde procedente de Madrid.
Con bandera en mano, camisetas de la selección de Colombia y algunas trompetas, los aficionados esperaron bajo la lluvia el regreso del ciclista boyacense. A las 3:24 se asomó el bus de dos pisos de Movistar, que salió por una puerta auxiliar del aeropuerto, con letreros que decían: “#bienvenidonairo” y “Quintana campeón”. Un grupo de personas hizo una especie de calle de honor por la que el ciclista pasaría, mientras desde el automotor la papayera del Colegio Técnico Alejandro Humboldt de Arcabuco, donde estudió Nairo, entonaba Carmen de Bolívar. Pese al frío, el ambiente era de carnaval.
A las 3:53 se desató la locura colectiva. El campeón apareció vestido de buzo azul oscuro con capucha y bluyín. Ya en el bus, decenas de personas lo abrazaron, mientras el campeón, sonriente y algo despelucado, saludaba a todos con un rostro de satisfacción. Sin embargo, el abrazo más profundo y emotivo fue para su padre, don Luis Quintana, que desde arriba les gritaba a los seguidores: “Mi Dios le pague”.
Al son de “Nairo, Nairo, Nairo”, el campeón se estiraba para tomar camisetas y estamparles su autógrafo. Y así, a las 4:04 de la tarde comenzó la caravana por la avenida El Dorado que llevó a Quintana hasta la Casa de Nariño, donde lo recibió el presidente Juan Manuel Santos. El desfile, acompañado por decenas de personas en bicicleta, lo encabezó un auto con una gran pantalla que repetía las imágenes más espectaculares de Nairo durante el Tour de Francia.
En la tarde, en la Presidencia, Quintana lució elegante con traje. Santos lo condecoró con la Cruz de Boyacá, le ofreció un auto donado por Hyundai, al tiempo que les regaló a sus padres el viaje a Italia para que acompañen a su hijo a los Mundiales en septiembre. Además, le dijo que próximamente irá a su pueblo natal, Cómbita, para que él mismo regale cinco superbicicletas a quienes “crea que puedan ser unos Nairitos”.

Ciclismo |13 Ago 2013
11:05 pm
Por: Redacción Deportiva