Al Madrid no se le olvidan los goles

publicado a la‎(s)‎ 24 jul. 2012 13:23 por oscar diaz



FOTO:MARCA.COM
El tercer Real Madrid de Mourinho, que casi fue el Castilla en la primera parte, comenzó sus amistosos de pretemporada con una fácil y alegre goleada en el Nuevo Tartiere. Los blancos se lo pasaron como niños contra un Oviedo que demasiado tuvo con recibir tantos y no torcer el gesto. Lo contrario hicieron los canteranos madridistas, que mezclaron muy bien con los mayores y disfrutaron de una plácida tarde de verano.

Sólo tres jugadores del primer equipo fueron titulares (Adán, Granero y Morata) y los niños se sintieron libres, como en el patio del colegio. Debutaron tres, Iván González, Lucas y Denis, y los dos últimos comenzaron marcando.

Lucas Vázquez, un interior de muy buen gusto, no sólo se conformó con abrir el marcador y dejó un detalle en bicicleta en el 0-3, remachado por Granero con mucha fortuna. El 0-2, insistimos, lo hizo Denis, el primer ruso que hace un gol con la camiseta del Real Madrid. Su padre, el mítico ex delantero del Sporting, puede estar muy orgulloso.

Tres marcó el Madrid en la primera mitad, en la que los chavales hicieron lo que se les antojó. Consiguieron todos sus caprichos, menos Morata, que se topó hasta dos veces con Dani Barrio, que sacó pelotas de tenis como pudo, y le dejó sin premio.

¿Qué es eso de tumbarse a la bartola?
En el descanso, el Madrid cambió de traje y salieron hasta nueve caras nuevas. Sólo repitieron Álex y Granero y aparecieron Higuaín, Callejón y, por encima de todos, Ángel Di María, que no debe descansar en una tumbona ni cuando está en la playa. El argentino hizo dos goles por pesado, por insistir, y marcó el camino a los chavales que quieren triunfar en casa y no fuera de ella. Rendirse no está en el vocabulario de un madridista.

El gol del Oviedo lo marcó Martins, que se anticipó a Jesús después de una mala decisión de Varane, algo confuso, como Fabinho, que tuvo miedo a dar cualquier paso. Mientras, el portero madridista, después, se olvidó de ese mal trago parando un penalti a Manu Bustos. Él también quería acabar con una sonrisa de oreja a oreja.

DELFÍN MELERO 24/07/12 - 21:38.
MARCA.COM

Comments