Algunos directivos del Real Madrid ven con buenos ojos la venta de Iker Casillas

publicado a la‎(s)‎ 30 ago. 2013 7:58 por Carlos Perez
Casillas-saluda-ancelotti-2013-riazor-efe.jpg

Foto: EFE




Iker Casillas volvió a jugar este jueves de titular. El arquero del Real Madrid disputó 82 minutos en Riazor. Pasado ese tiempo, Tomás Mejías le sustituyó y el público de A Coruña rompió en aplausos hacia el capitán de la Selección Española. Podría ser su último partido en España con la camiseta blanca.



Tal y como publicó este miércoles EcoDiario.es, sus agentes le han propuesto salir de España. Tiene ofertas de Arsenal, PSG y Manchester City. Su marcha, en todo caso, tendría que producirse antes del lunes, fecha en la que se cierra el plazo de fichajes. Porque, de irse, Iker lo tiene claro: nada de esperar a enero. Ahora o nunca.

Aunque él, por ahora, apunta a otra dirección (no parece muy dispuesto a la despedida) un sector de la directiva del Real Madrid no vería con malos ojos la marcha del arquero. Estima que su ciclo en el Bernabéu se ha acabado. Así lo han filtrado fuentes cercanas al palco blanco a EcoDiario.es. Este sector estaría incluso presionando a Ancelotti para que siente al capitán en el banco.

Aunque también hay miembros de su junta que apoyan a Iker (desean verlo de titular sí o sí), otros estiman que es un buen momento para marcharse del club.

Es el mismo sector que, en su día, no vio mal la marcha de Fernando Hierro del equipo (allá por el año 2003) o de Raúl (año 2010) por entender que este tipo de futbolistas no pueden mantenerse en la plantilla una vez han perdido el estatus de titular. No asimilan bien su nuevo estatus y generan polémica dentro y fuera del campo, incluyendo filtraciones a la prensa a través de periodistas cercanos.

En todos estos casos, la salida de estas estrellas ha estado envuelta de acusaciones de malos rollos. En el caso de Hierro, por el famoso motín de Mónaco en el que él y Raúl pidieron que Morientes se quedara en el Real Madrid tras ganar la Supercopa.

Con Raúl sucedió algo parecido cuando Pellegrini lo sentó en el banquillo. Al 7 no le gustó mucho ser suplente. En el caso de Casillas, la mala relación con Mourinho y las filtraciones nacidas en el seno del vestuario merengue fue la chispa que desató el tumulto.

Aquello desgastó su imagen ante algunos aficionados y miembros del club que todavía hoy apoyan ciertas tesis del ya ex técnico blanco. Algunos pesos pesados en el Paseo de la Castellana creen la versión de los hechos que dio el portugués antes de irse, cuando propuso al presidente, Florentino Pérez, que lo echara por ser la "oveja negra" del vestuario.

De ahí que también apoyen la salida de Iker del equipo para evitar que las tensiones crezcan y, de paso, renovar un puesto, el de la portería, en el que jugadores como Tomás Mejías o Jesús vienen apretando fuerte, amén de la presencia de Diego López, un arquero mucho menos mediático que Casillas y, por lo tanto, menos propenso a generar polémicas a su alrededor en caso de que juegue o no en el once de Ancelotti.

Por: EFE
30/08/2013
Comments